design thinking gal google campus london
10
Jun
2015

Design Thinking para Startups en Google, Campus London

Cuando decimos que pensar fuera de la caja (to think outside the box) es una de las principales características del Design Thinking no vamos de farol. Hay experiencias en la vida que te marcan la toma de decisiones, que te abren los ojos y que te ayudan a aprender a ver las cosas desde otra perspectiva.Una de esas experiencias que te muestran el mundo de una manera diferente es viajar. Cuando viajamos fuera de nuestro país a un lugar donde la cultura es diferente a la nuestra, nos encontramos que muchas cosas nos sorprenden, y reflexionando un poco sobre ellas podemos entender los porqués.

Taller de Design Thinking en el Campus de Google en Londres

El pasado 18 de mayo impartimos un taller en uno de los centros de Startups más importantes de Europa, en Google, en el Campus London.

A primera vista puedes pensar que es muy difícil que te acepten el proyecto formativo debido a la gran cantidad de oferta que hay para un lugar tan referente como es este. Pero de repente recibes un email de Google donde te comentan que tu propuesta les parece muy interesante, y claro, todas esas suposiciones previas se te caen por tierra.

Con todo ese subidón comienzas a preparar el taller convencido de que la exigencia va a ser máxima y que tienes que dar lo mejor de ti mismo. Tratas de enfocar la temática lo máximo posible al perfil de gente que asistirá, para así, empatizar con ellos lo antes posible y hacer que todo vaya más fluído. Organizas el calendario, preparas las cosas y el día D coges el avión hacia Londres.

Llegas a Google sin hacer ruido y ves que te reciben con un tour por las instalaciones  te brindan todas las facilidades, así que con buen ánimo preparas todo y esperas a la llegada de los participantes.

Con puntualidad británica van llegando, preguntan si pueden pasar y esperan a la hora de inicio. A bote pronto lo primero que te llama la atención es que hay representados al menos 10 países en una misma aula.

Empiezas tranquilo, explicando lo que se va a hacer y cómo se va a facer, mantienes tu cercanía y cuentas algún que otro chiste (sin perder la retranca gallega, claro) para así, crear un ambiente distendido.

Los participantes comienzan a trabajar en equipo y puedes observar que existe una fluidez y facilidad enorme a la hora de entenderse, compartir ideas, identificar insights y hacer críticas constructivas. Todo esto no deja de sorprendernos cada vez que ocurre, pero si analizamos un poco las circunstancias encontramos que esa multiculturalidad aporta una riqueza de perfiles que generan más puntos de vista sobre la misma idea, que todos ellos viven en Londres, una ciudad multicultural que te empuja a hacerte entender, escuchar y explicarte lo mejor posible y sobre todo, que se está haciendo el taller en uno de los centros de Startups más grandes del mundo, por lo que en teoría, las personas asistentes tienen una gran inquietud y ganas por aprender nuevas formas de trabajar y mejorar. Es ahí cuando te das cuenta de cómo el entorno condiciona nuestra manera de actuar y relacionarnos.

El resto del taller transcurre con total normalidad, con preguntas, dudas y muy buen humor.

Creatividad en todo su esplendor

Cuando llega la hora de presentar los proyectos realizados en equipo por personas de diferentes países, que se acaban de conocer hace escasas horas, te encuentras con proyectos de una creatividad excepcional, también con que se coordinaron a la perfección y que esas personas se dan las gracias mutuamente por lo bien que trabajaron juntas y lo mucho que aprendieron unas de otras, pero no sólo eso, sino que también de sí mismos.

Quizás la diferencia más importante o destacada con respecto a los talleres realizados en España o Galicia es la facilidad y calidad narrativa a la hora de comunicar su trabajo. Aquí es cuando constatas cosas de las cuales hablas muchas veces, como las diferencias formativas que existen entre diferentes países, en los cuales, los sistemas educativos trabajan mucho más la presentación pública y el storytelling a la hora de presentar los proyectos.

Terminamos el taller muy satisfechos por ver cómo la misma metodología aplicada en diferentes situaciones y culturas ofrece resultados tan diferentes, tanto en su proceso y desarrollo como en la manera de comunicarlo. Esto habla mucho de la flexibilidad y adaptabilidad del Design Thinking como herramienta innovadora.

Pero sin duda, la mayor sorpresa viene, cuando después de dar las gracias a todos los participantes y dar por terminado el taller, todos ellos se acercan y, uno por uno, empiezan a felicitarnos por el gran trabajo realizado, por el dinamismo con que se impartió el taller y con  que fue una experiencia genial, que pocas veces habían asistido a un taller tan productivo! No te queda más que dar las gracias de nuevo y despedirte de nuevo con una gran sonrisa en la cara.

Podemos decir entonces que, después de todo, salir de tu entorno y exponerte a otras situaciones, te ayudan a ver el verdadero valor de lo que haces. Pero no debemos quedarnos ahí, tenemos también que tener en cuenta que en este caso fue positivo, pero muchas otras veces, estas experiencias pueden abrirnos los ojos para ver que el proyecto que estamos desarrollando non es tan bueno como pensábamos: ahí es importante mantener una actitud positiva y optimista cuando nos enfrentamos a procesos innovadores, pero también es importante non enamorarnos de nuestras ideas y ser críticos con nosotros mismos.

Para todo esto: viajar, compartir, trabajar en equipo y sin duda, pensar fuera de la caja, será de gran ayuda.

Leave a Reply