trabajar equipo lean startup
2
Sep
2015

Lean Design (Design Thinking + Lean Startup)

Hoy os queremos hablar de una nueva metodología de trabajo. Nos referimos al Lean Design, aunque más que una metodología es la unión de dos ya existentes. Por un lado el Design Thinking, el que esperemos que a estas alturas ya conoceréis y  Lean Startup… ¿y qué es esto de Lean Startup?

El origen del Lean Startup

Esta metodología nació en Silicon Valley, de la mano de Eric Ries después de varias experiencias trabajando en diferentes startups de Estados Unidos. Aunque es relativamente reciente (se originó en 2008) se ha expandido rápidamente debido al fenómeno de las Startups.

Esta metodología se usa, sobre todo, durante el lanzamiento de una empresa, un producto o un servicio y sus principales características son el aprovechamiento de recursos, la flexibilidad ante el cambio y el aprendizaje basado en la iteración continua a través del testeo con el target de usuario.

En una sociedad como la actual de cambio constante, una empresa o startup, debe ser flexible y adaptable a los cambios sin necesidad de una gran inversión que los dificulte. Es por ello que Lean Startup funciona muy bien en modelos de negocio en los que la incertidumbre y el cambio cotizan al alza.

Pero como todo, no es una varita mágica que vaya a hacer triunfar tu negocio, es necesario aplicarla de una manera inteligente y constante, y sobre todo crear un equipo de trabajo que se adapte a las mencionadas características.

Lean Startup y Design Thinking

Y direis… ¿Qué tiene esto que ver con el Pensamiento de Diseño o Design Thinking? Pues más de lo que pueda parecer a bote pronto, ya que comparten bastantes características:

  • Ambas metodologías tienen en cuenta al usuario, aunque en momentos diferentes. El Design Thinking, que proviene de la antropología social, interviene en una fase inicial del proceso de creación de un producto o servicio, identificando las necesidades del usuario y creando propuestas de valor para solucionarlas. Lean Startup, sin embargo, interviene en una fase más avanzada, centrándose en analizar cuál es el público objetivo y cómo llegar a él.
  • Importancia o valor del error. Elemento fundamental en ambas metodologías, el constante desarrollo, ensayo-error, evolución, mejora… El error ya no es algo negativo, pasa a ser la mayor fuente de información de la que aprender para mejorar el desarrollo de nuestro producto o servicio. Ambas metodologías lo ponen en valor, en el Design Thinking se habla de prototipo, mientras que en Lean Startup se habla de MVP (Minimum Viable Product).
  • Metodologías Ágiles. Aunque la idea y el equipo son importantes en un proyecto, el timing es uno de los factores clave a la hora de lanzar un producto o servicio, más aún cuando una nueva tecnología está por medio, por eso necesitamos metodologías que nos permitan obtener buenos resultados en el menor tiempo posible.

Lean Design

Ambas metodologías, aún siendo similares, aportan aspectos diferentes, por lo que se vuelven totalmente complementarias. Lean Startup nos permite un análisis ágil de la empresa a nivel global y funciona muy bien para desarrollar un modelo de negocio cuando ya tenemos un producto o servicio definido y queremos lanzarlo, hacerlo sostenible en el tiempo y sobre todo hacerlo escalable, es decir, que sin necesidad de aumentar la estructura y los gastos fijos, los beneficios aumenten exponencialmente.

El Design Thinking, sin embargo, se centra en el estudio del usuario y del problema o necesidad existente, a partir de aquí y apoyándose en la creatividad y el trabajo en equipo se desarrollan propuestas de valor hasta definir ese producto o servicio. Ese profundo estudio del usuario hace que el Design Thinking trastienda del mundo empresarial y se utilice también en otros ámbitos como el educativo, médico, social, etc…

El surgimiento del Lean Design

Actualmente ya hay empresas que optan por aunar ambas metodologías en lo que han dado en llamar Lean Design. Es una idea que en DesignThinking.gal nos parece muy acertada y que de hecho ya implementamos en nuestros proyectos, ya que ambas metodologías son totalmente complementarias. Todas las herramientas que sirvan para mejorar el resultado de un proyecto deben ser utilizadas en nuestro favor y, sobre todo, en el de nuestros clientes.

A modo de anécdota, comentar que en 2014 Tim Brown (CEO de IDEO) y Eric Ries, como principales divulgadores de ambas metodologías, realizaron un Hang out moderado por Google donde hablaban de sus principales características y su complementariedad.