¿Qué es el Design Thinking?

El pensamiento de diseño o Design Thinking es una metodología cuyo objetivo es la innovación. Comienza obteniendo un alto grado de empatía con el usuario, lo que nos permite conocer sus problemas y necesidades reales.

Para ello se utilizan potentes técnicas de investigación de mercados y de análisis del usuario que nos posibilitan obtener los insights o claves a partir de las cuales desarrollar nuestro proyecto.

Este desarrollo comienza con una fase de generación de ideas creativas donde, mediante diversas técnicas de creatividad que nos ayudan a pensar fuera de la caja, se aportan ideas, desde un enfoque disruptivo, que solucionen los insights previos.

A continuación se seleccionan una o varias soluciones concretas y se prototipan, testeando finalmente nuestro proyecto (producto, marca o servicio) con nuestro público objetivo antes de comercializarlo o de ponerlo en práctica.

El Design Thinking aprovecha la experiencia en proyectos de innovación y los métodos del ámbito del diseño, para hacer coincidir las necesidades de los usuarios con lo que es factible tecnológicamente y viable económicamente, creando valor para el cliente y oportunidades para el mercado.

Promovida por la Universidad de Stanford, el Design Thinking fue adoptado en los últimos años como la metodología de referencia en diversos ámbitos, como en los negocios, en proyectos de salud, en la innovación educativa, en la política o en la innovación social.

Así, entidades de referencia como Google, Clínica Mayo, Airbnb, Toyota o IBM han implementado esta metodología de forma exitosa.

“Si buscas resultados distintos, haz cosas diferentes” (Albert Einstein)