confianza
23
Abr
2015

La creatividad y la innovación

Hoy queremos celebrar con vosotros el Día Internacional de la Creatividad y la Innovación escribiendo un artículo para nuestro blog sobre cómo lo entendemos nosotros.

Qué es ser creativo

Todos tenemos un amigo al que consideramos creativo y innovador, que está siempre buscando y sacando nuevas y brillantes ideas de las cosas que, para nosotros, son de lo más normales y cotidianas y que nunca se nos ocurrirían. Es normal oír decir “ese/esa es creativo/a” o que alguien se autocalifica como no creativo. Asumimos que existen personas que tienen esa capacidad por naturaleza, mientras que otros simplemente no, cómo si las primeras tuvieran un toque divino que les otorga ese don.

En DesignThinking.gal pensamos que todos somos creativos y no creemos que la creatividad sea una habilidad reservada a unos pocos. Por eso, para demostrar nuestro pensamiento, queremos compartir el razonamiento con vosotros.

Podemos empezar hablando de su explicación más biológica y de cómo la educación genera dicha percepción.

Cómo se genera la creatividad

Vivimos en una sociedad en la que la educación está basada en el desarrollo de las capacidades más organizativas y estructuradas, en la razón frente a la emoción y en el pensamiento racional. La educación está centrada en trabajar este tipo de pensamiento y su desarrollo es mucho mayor que las actividades basadas en las emociones y el pensamiento artístico. Es por todo esto que, por norma general, el hemisferio izquierdo del cerebro, encargado de esas tareas más racionales y estructuradas predomina sobre el hemisferio derecho, encargado de ese pensamiento más anárquico y creativo, estando de esta manera menos desarrollado.

De este análisis sencillo basado en nuestra educación, podemos concluir que esa diferencia entre gente llamada creativa y la no creativa está fundada simplemente en el trabajo y entrenamiento de esas capacidades. Es decir, podemos considerar que la creatividad puede ser ejercitada y consecuentemente mejorada.

La confianza como factor central de la creatividad

confianza-creatividad-e-innovacion

Además de estos factores biológicos, existen otros factores claves que van a marcar nuestra capacidad creativa:

Un de estos factores clave es la confianza. La confianza en nosotros mismos va a ser  determinada por las circunstancias y experiencias personales vividas a lo largo de los años. Empezaré por poner un ejemplo muy familiar a cada un de nosotros. Existen muchas formas de hacer reir, pero una de las más tradicionales es una caída o un pequeño accidente involuntario de una persona de la cual todos los presentes se ríen. Pues en esa situación existen dos maneras de reaccionar para la persona de la que todos ríen, sentirse avergonzado, o bien, levantarse y seguir como si no pasase nada. Muchas veces una risa de una persona supone la humillación de la otra, dependiendo de cómo la tomemos personalmente. Ahora, tan sólo imaginad que cambiamos el escenario y esa persona lleva una bola roja de goma en la nariz y unos zapatos enormes, ¿qué pensaríais? Nada cambió, tan sólo que la persona que cae lleva un escudo protector a modo de disfraz de payaso que la protege de las críticas del exterior y que no la va a condicionar en sus acciones futuras.De manera similar, imaginad ahora una escuela de primaria en la que un niño dibuja algo diferente a lo que su profesora le pidió, que la profesora le riñe y que el resto de los niños de la clase se ríen de el por este motivo.  Sin embargo, cuando miramos lo que el niño dibujó, podemos ver que era mucho mejor de lo que la profesora le había pedido. ¿Cómo creéis que se sentiría ese niño?

Estas pequeñas experiencias que a todos nos resultan algo normal, cando son repetidas de diferentes maneras a lo largo de los años, especialmente durante nuestra juventud, van minando nuestra confianza y provocando que cada vez tomemos menos riesgos en nuestras acciones y decisiones. Evitamos exponernos a la opinión de otros simplemente sin participar o sin decir aquello que pensamos por miedo a ser juzgados y sentir esa vergüenza que tantas veces tuvimos que pasar.

Todo esto provoca que perdamos esa confianza en nosotros mismos, en crear, en afrontar los problemas de manera diferente, en intentar hacer cosas nuevas, en salirse de lo socialmente correcto y en último término, en perder esa espontaneidad que muchos llaman creatividad.

En Designthinking.gal queremos ayudar a recuperar esa confianza y trabajar el hemisferio derecho del cerebro para recuperar esa creatividad que todos tenemos y encender esa chispa que marca la diferencia entre un trabajo bueno y un trabajo brillante.

Porque la creatividad es la base de la innovación, porque esas nuevas ideas que van a situar nuestra empresa un escalón por encima de nuestra competencia, van a surgir de un pensamiento creativo, van a nacer de mentes libres de cargas, procedimientos y prejuicios. Si queremos innovar primero tenemos que pensar de manera creativa. Aquí si que no podremos aplicar la propiedad conmutativa, cómo dicen los teóricos: “se puede  ser creativo y no ser innovador, pero non se puede ser innovador sin antes ser creativo”.

Os proponemos a todos que celebréis con nosotros el Día de la Creatividad e de la Innovación haciendo algo que normalmente no hacéis (una pequeña cosa, un cambio de alguna rutina, …). No tiene porqué ser nada espectacular, pero será esa primera pequeña experiencia para recuperar la confianza, trabajar ese lado derecho del cerebro y empezar a recuperar nuestra creatividad.

Porque como diría Albert Einstein, “La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”, ahora decimos nosotros, ¿quién non quiere pasarlo bien?