Berlín portada
10
May
2016

Design Thinking en Berlín

Alemania y el diseño

Si hay un país importante en el ámbito del diseño ese es Alemania, allí nació la colonia del Mathildenhöhe y la escuela de la Bauhaus, que sentaron las bases del pensamiento de diseño o Design Thinking. También es el país del gran Dieter Rams, diseñador de la compañía Braun y todo un referente incluso para el mismísimo Jonathan Ive, jefe de diseño de Apple, quien admite que muchos de sus productos se inspiran formalmente en los que realizó la compañía alemana.

Foto1

El Design Thinking en la ciudad de Berlín

Con la intención de conectar con nuestros orígenes del Design Thinking y pensar literalmente fuera de la caja, la semana pasada viajamos a Berlín. Desde nuestra llegada a la ciudad nos llamó la atención su ritmo frenético, que en nada tiene que envidiar al de otras grandes ciudades como París o Londres.

Tras unas horas empatizando con los berlineses, detectamos uno de los insights que para nosotros explican este ritmo, las estaciones de metro. A diferencia de otras ciudades, para coger el metro en Berlín no tienes que dar largos paseos subterráneos que terminan por desesperarte. Aquí simplemente bajas un tramo de 10 a 15 peldaños de escaleras y ya accedes al vagón.

Por si no fuera poco con esto, también consiguieron acabar con el “juego” de la búsqueda del mapa del metro para saber dónde está situada la estación en la que te encuentras y hacia donde vas. Esto lo resolvieron situando un gran mapa como el de la siguiente foto frente al andén. Podemos decir que las estaciones de metro de Berlín son un ejemplo perfecto de Design Thinking aplicado a la experiencia del usuario.

Foto2

Desde el metro nos dirigimos al Reichstag (el parlamento alemán), concretamente a ver su vanguardista cúpula, un diseño del arquitecto inglés Norman Foster. La cúpula, realizada en vidrio, sorprende por la original idea del juego de espejos que refleja la luz exterior en el interior de la cámara de debates. Esto quiere representar la transparencia del sistema económico germano y la reunificación alemana.

Foto3
En su interior alberga un mirador, al que se accede mediante una rampa helicoidal doble y desde el que se puede apreciar una de las mejores panorámicas de la ciudad. En dicho mirador hay un banco circular que rodea una especie de embudo que sirve de sistema de ventilación de la cámara inferior. La cúpula del Reichstag, para la que estamos seguros de que tuvieron que hacer más de un prototipo, es otro ejemplo del mejor Design Thinking ,en este caso aplicado a la arquitectura.

Foto4

Después de unos días disfrutando la ciudad y cuando ya creímos haberlo visto todo, en el aeropuerto principal de Berlín nos esperaba otra sorpresa. En los baños del edificio nos encontramos con unas tablets que solicitaban al usuario su feedback acerca de la limpieza de los mismos.

Foto5

En definitiva, podríamos hacer una analogía entre este viaje a Berlín y un proceso de Design Thinking. Comenzamos por empatizar con la ciudad y sus habitantes, detectamos los insights, vimos ideas muy buenas que se prototiparon y se llevaron a cabo y terminamos dando el feedback.

Como Design Thinker ¿se puede pedir algo más?

Leave a Reply