creatividad
15
Mar
2017

Desmontando los mitos de la creatividad

En numerosos entornos hemos encontrado ciertos estigmas ligados a la creatividad y las personas creativas. En este post trataremos de redefinir los conceptos erróneos más extendidos, y dar solución a algunos de ellos.

Vamos a partir tomando las definiciones de algunos de los mayores exponentes en creatividad de todos los tiempos:

Guildford en 1971 nos decía que la creatividad es “la capacidad o aptitud para generar alternativas a partir de una información dada, poniendo énfasis en la variedad, cantidad y relevancia de los resultados”, en la misma líneaDe Bono, 1974, la define como “una aptitud mental y una técnica de pensamiento”.

Mediante estas definiciones Guilfdford y De Bono nos dejan claro que la creatividad requiere aptitud y técnica, es decir, un condicionante personal y un elemento ligado al trabajo y el esfuerzo. Evidenciado este primer punto, vamos a tratar de ver aquellas ideas falsas sobre la creatividad.

dalí

Dalí Theatre and Museum. Fuente: Welt

1. Existe una única creatividad ligada al arte. Es habitual encontrarnos con la asociación entre arte-creatividad y con la frase “viene de una familia de artistas”. Estamos en este caso reduciendo la creatividad a condicionantes genéticos o heredados, que aunque pueden ser mejorados con trabajo y práctica, se construyen sobre una base creada en la que no podemos intervenir. Es decir, solo podremos ser creativos si nuestros antepasados… ya lo fueron.

La realidad está bastante alejada, como hemos visto en otros post, podemos decir que todas las personas de base somos creativas pero no de igual manera, ni en el mismo ámbito, ni en la misma medida. En la infancia, nuestra capacidad de crear, inventar, expresarnos sin límites y buscar nuevas posibilidades es parte de nuestro aprendizaje. A medida que crecemos se ve limitada por la sociedad, la educación o el ritmo de vida, reduciendo esta capacidad y limitando los caminos a los más cercano, previsible y esperado.

La creatividad está ligada a todas las áreas del saber, pues en ellas aparecerán problemas en los que es necesario afrontar un proceso de resolución. Será nuestra capacidad de generar un gran número de soluciones, en diferentes líneas de pensamiento, y originales las que nos llevarán a la innovación en base a dichos problemas. Podemos decir que la creatividad está relacionada con la innovación, por lo que si queremos llegar a nuevas soluciones nos veremos “obligados” a aplicar la creatividad.

2. La creatividad no se puede aprender, mejorar o potenciar. De forma evidente, si consideramos que la creatividad es una capacidad innata con la que nacemos, nos arriesgamos a pensar que no podemos hacer nada para mejorarla. Si bien es cierto que hay personas con mayor facilidad para generar ideas nuevas, tod@s somos potencialmente creativ@s. Cuanto más practiquemos, más creativ@s seremos. Nos alejamos ya de la idea de que la creatividad va ligada únicamente con el arte, sino que es una habilidad mental que, por tanto, se puede utilizar con diferentes ingredientes, en diferentes ámbitos o áreas. Como habilidad entrenable que es, existen numerosas técnicas de creatividad, así como autores y libros, que nos ayudan a mejorarla. Además de las técnicas encontramos otras actividades, como el mindfullness, la actividad física, los juegos mentales… que ayudan a potenciar la creatividad. En nuestro anterior artículo “Cómo hackear nuestro cerebro” encontraréis algunas de ellas. No obstante, la mejor actitud que podemos tener es conocer en qué área somos buen@s y creativ@s, aquellas en las que disfrutamos, que no necesariamente tienen que coincidir, y practicarlo diariamente con una actitud positiva.

einstein

Einstein. Fuente: Paolo Ruffini

3. Las personas creativas, son rebeldes. La idea clásica que ligaba la creatividad con los artistas como Dalí, Stravinsky o Eisntein, ha alimentado este concepto. Esto es debido, en parte, por la actitud innata de las personas altamente creativas, que tienen la capacidad de cuestionar los estándares, para obtener soluciones alternativas y diferentes. Su acercamiento al pensamiento divergente les aleja de lo establecido y evidente, entendiéndolo por la sociedad como una rebeldía, que se acentúa más en la etapa infantil y adolescente. Estos hechos se traducían, en muchos casos, en malos resultados en la escuela, aunque también fue lo que les permitió generar cambios en la historia y encontrar nuevos caminos de exploración. En la actualidad los sistemas educativos se están dando cuenta de lo importante que es la creatividad para los problemas del día a día y comienzan a incluir contenidos en el currículum e incluso modifican su metodología docente para potenciarla (véase el colegio Montserrat de Barcelona). De igual modo sucede en el entorno laboral, donde se incluyen perfiles creativos en puestos de relevancia, con el fin de establecer cambios en los resultados, en los métodos de trabajo e incluso en el entorno.

4. La creatividad es dependiente de la intuición, y viene de repente sin esperarla ni trabajarla. Hay una creencia sobre que la creatividad viene de repente, sin una preparación previa, por intuición y solamente a las personas creativas. La realidad es que el proceso de creación atiende a una (in)formación previa necesaria, en la que debemos preparar nuestro cerebro.

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” Picasso

Aplicar técnicas de investigación, recopilar información y crear un entorno propicio favorece el estado creativo. En el propio proceso de creación podemos diferenciar dos caminos:

El proceso deliberado, en él trabajamos con nuestra memoria, generamos soluciones, filtramos y obtenemos feedback para dar lugar a otras soluciones; durante el proceso existe un estado de concentración personal. En este proceso trabajamos principalmente la fluidez, nos interesa la cantidad de ideas porque encontraremos alguna que, evolucionando, satisfaga los objetivos marcados. Podríamos decir que es “la creatividad más técnica”. Es el proceso que generalmente nos enseñan en las escuelas, principalmente en las de carácter técnico.

En el lado opuesto, tenemos el proceso espontáneo, en el que tras la toma de contacto con el problema e información, renunciamos al proceso consciente, tratamos de “apagar el cerebro” dejándole trabajar en la oscuridad hasta que nace la idea innovadora, cuando menos te lo esperas. Posteriormente habrá que seguir trabajando y evolucionarla hacia distintos caminos. En este caso, nace del trabajo oculto de nuestro cerebro, favoreciendo las capacidades de flexibilidad y originalidad.

En definitiva, la creatividad, independientemente del proceso que sigamos, requiere de una preparación previa, tanto para que nosotros tomemos contacto con el problema, como para que nuestro cerebro recoja la información necesaria para trabajar y posteriormente dar sus soluciones. En posteriores post trataremos este tema para entender las diferencias y el trabajo asociado del cerebro.

inteligencias múltiples

Teoría de las inteligencias múltiples. Fuente: Psicología y mente

5. La creatividad está ligada a la inteligencia. Los estudios de Getzels y Jackson (1962) analizaban estos dos conceptos, siendo sus conclusiones muy extendidas durante bastante tiempo y estableciendo una relación directa entre ambos. En el presente existen muchos modelos alejados de este binomio, como por ejemplo, el modelo presentado por Gadner sobre las inteligencias múltiples. En este modelo se muestra que existe una diversidad de inteligencias y por tanto, una persona puede ser altamente creativa en algún área concreta de su vida, sin mostrar un elevado nivel intelectual general.

6. Sólo el hemisferio derecho se ocupa de la creatividad. Es común relacionar el hemisferio derecho con la creatividad, pues a él suelen asociarse aquellas habilidades más relacionadas con las artes, con las formas de pensamiento divergente, como la música, la memoria no verbal, la imagen holística, el proceso paralelo, los modelos geométricos etc. El izquierdo, por el contrario, se ha asociado habilidades que implican más organización, como el lenguaje, la aritmética, el análisis lógico y sistemático de problemas… pero también se le ha asociado el pensamiento abstracto y el abordaje de las emociones. Como hemos presentado hasta ahora, el proceso creativo está reforzado con la asimilación de información, por tanto, ambos hemisferios del cerebro estarían implicados ya que se activan y desactivan constantemente, además del hecho de que están físicamente conectados por el cuerpo calloso, que es el encargado de generar las conexiones y por medio de él se intercambia la información de cada uno de ellos. En resumen, necesitamos a todo nuestro cerebro para trabajar la creatividad.

Para finalizar, siguiendo nuestro argumento de que todos somos creativos, presentamos la guía que definió Csikszentmihalyi en 1997.

Consejos para mejorar la creatividad según Csikszentmihalyi

  • Trata de sorprenderte con algo nuevo cada día
  • Trata de sorprender con tus actos a una persona cada día.
  • Escribe, escribe todos los días qué te sorprendió y cómo sorprendiste a otros.
  • Cuando algo te parezca interesante, síguelo. Ahora con la sociedad hiperconectada y con las redes sociales esto es relativamente sencillo y aporta mucha información.
  • Para mantener el placer por algo, incrementa su complejidad. No nos conformemos con lo que ya sabemos hacer.
  • Date tiempo de reflexión y relajación (ya comentamos en el anterior post la importancia de la práctica de la meditación).
  • Descubre qué te gusta y que no en la vida, y lucha con pasión en ello.
  • Comienza a hacer más lo que te gusta, y menos lo que no te gusta.
  • Descubre la forma de expresión que te mueve.
  • Observa los problemas desde todos los puntos de vista posibles y empatiza con todos los implicados en esos problemas.
  • Ten tantas ideas como sea posible, no te autolimites.
  • Trata de producir ideas originales, aunque inicialmente no sean previsiblemente viables.

 

Referencias:

Alsina, M. Díaz, A.Giráldez, G. Ibarretxe. (2009) 10 ideas clave. el aprendizaje Creativo. Edit. Grao.

Carson. (2016) Tu cerebro creativo. Amat editorial.

J.W., Getzels; P.W. Jackson. (1962) Creativity and intelligence: Explorations with gifted students.(1962). Nueva York, John Wiley.

Gadner. (2011) Inteligencias múltiples, la teoría en la práctica. Paidos Ibérica.

Csikszentmihalyi. (1997) Aprender a Fluir. Kairós.

 

Imagen de portada: Lo mío es

Leave a Reply