entorno2
14
May
2015

El entorno

Cuando nos decidimos a crear un proyecto hay varios factores que son clave y que marcarán el éxito o el fracaso del mismo. De algunos de ellos como la confianza o el trabajo en equipo ya hablamos en anteriores artículos de este blog.

La importancia del entorno en la creación de proyectos

Hoy hablaremos de otro factor clave y del que muchas veces no somos conscientes, pero que siempre está ahí, este factor es el entorno.

Cuando hablamos de entorno, no nos referimos solo al entorno de trabajo, sino que lo hacemos en su sentido más amplio. Dependiendo de cómo sea este y nuestra permeabilidad con él, los resultados del proyecto se verán condicionados de uno u otro modo, habiendo diferencias muy significativas entre unos entornos y otros.

Elementos que condicionan el entorno

Antes de empezar con un proyecto  tenemos que identificar los elementos de ese entorno que más nos pueden condicionar y ser conscientes de ello,  de este modo los tendremos presentes durante todo el proceso y podremos ponerlos a nuestro favor a la hora de crear. Algunos de esos elementos son los siguientes:

Nuestra situación geográfica. Las horas de luz, el clima, si vivimos en una ciudad o en el rural, en la costa o en el interior, etc…

Nuestro círculo social. La familia, los amigos, los conocidos y su idiosincrasia

Los medios de comunicación. La prensa, la televisión, la radio, las redes sociales, los blogs y los foros, etc…

La cultura del lugar. Las tradiciones, costumbres, conocimientos, etc…

Todos estos elementos son condicionantes que siempre están presentes y en los que muchas veces no caemos, pero que hay que tener en cuenta para generar un entorno favorable que nos facilite la realización de nuestro proyecto.

Cada uno de ellos tiene especial importancia y está ligado a determinadas fases de la metodología del Design Thinking, donde puede influir definitivamente. 

Cómo influye el entorno en el proceso de Design Thinking

Taller-aniversario-0020

Nuestra situación geográfica interviene de forma definitiva sobre todo en la fase de ideación del proceso de diseño. En esta fase es fundamental que nos encontremos en las mejores condiciones posibles tanto física como mentalmente, de este modo será mucho más fácil producir buenas ideas. Así, non es lo mismo hacer un brainstorming en una sala con luz natural que en un bajo con una lámpara, rodeados del ruido de la ciudad o en la tranquilidad del rural, en un lugar frío o en uno caliente, etc…

Nuestro círculo social, es especialmente importante sobre todo en la fase de testeo. Normalmente son las primeras personas que nos van a dar el feedback de nuestro proyecto, por lo tanto tenemos que intentar analizarlo de un modo objetivo y que no nos afecte más que otras opiniones, ni para bien ni para mal.

En cuanto a los medios de comunicación, pueden ser mui transcendentes en las fases más críticas de desarrollo del proyecto. La realidad percibida está muy condicionada por ellos y dependiendo del filtro que apliquemos en la obtención de la información, nuestra realidad será una u otra. Por ejemplo, si esta realidad nos sitúa en un contexto muy negativo a todos los niveles, es más difícil pensar de un modo optimista ante cualquier tipo de dificultad que surja en el proyecto

Como último elemento está la cultura del lugar. La cultura es el marco donde se encuadra un proyecto, y por lo tanto actúa como condicionante durante todas las fases del proceso, pero es especialmente importante en las fases que hay un contacto directo con las personas, las cuales son la de empatizar y la de testear.

En definitiva, durante la realización de cualquier tipo de proyecto tenemos que intentar controlar cada uno de estos elementos que forman nuestro entorno y en la medida de lo posible ponerlos a nuestro favor. Así los resultados serán mejores e podremos disfrutar mucho más del proceso para conseguirlos.