Grupo de discusión mesa
18
Ene
2017

El focus group o grupo de discusión

Hoy os traemos un post sobre una de las técnicas que solemos emplear en nuestros trabajos de consultoría para empresas, estamos hablando del grupo de discusión o focus group, una herramienta con una larga tradición de uso en distintos ámbitos y, especialmente, en la investigación de mercados.

Como sabéis, si conocéis la metodología del Design Thinking, la primera fase del proceso es Empatizar. En esta fase tratamos de conocer lo máximo posible a nuestro público objetivo: sus deseos, sus inquietudes, sus necesidades… Para obtener esta información tenemos múltiples posibilidades, desde utilizar técnicas de investigación cuantitativas, como la encuesta, a técnicas de investigación cualitativas, entre las que se encuentra la entrevista en profundidad, la observación o, en lo que nos vamos a centrar hoy, el grupo de discusión.

¿Qué es un focus group o grupo de discusión?

El focus group, definido de una manera sencilla, no es más que una reunión de grupo donde se va a conversar o debatir acerca de un tema concreto. Hay un perfil clave que es el moderador, imprescindible para guiar al grupo durante la sesión. El moderador se rige por una guía de tópicos o guión de la reunión, elaborado previamente, donde se recogen algunas cuestiones, puntos y subtemas a tratar a lo largo de la sesión. Por ejemplo, si vamos a hablar de la situación actual de la sanidad (tema general), algunos de los subtemas pueden ser: los servicios existentes, la atención sanitaria de los profesionales, los recursos… Dentro de los recursos algunos puntos a tocar pueden ser: los recortes sanitarios recientes, los recursos humanos, la tecnología disponible, etc.

El moderador no puede ser cualquier persona, necesitamos un perfil especialista, con una formación adecuada y con experiencia en la realización de este tipo de dinámicas; gran parte de la cantidad y calidad de los datos que obtengamos con el grupo va a depender de que el moderador sepa hacer bien su trabajo, consiga hacer sentir bien a los participantes y los motive durante la sesión. Por todo ello es fundamental la capacidad de comunicación y empatía que tenga el moderador, creando un ambiente agradable y distendido donde los participantes se sientan relajados y tengan ganas de interactuar.

En cuanto a cuestiones más técnicas, el grupo de discusión se compone de un moderador, como hemos dicho, y entre 6 y 8 participantes, no siendo recomendable hacer grupos de mayor número, tanto por la mayor complejidad para el moderador como por las complicaciones para poder intervenir todos durante la sesión.

Los participantes del grupo normalmente son seleccionados por algunas de sus características (género, edad, clientes de alguna marca concreta, usuarios de un tipo de producto, puesto de trabajo…) y no deben saber nada o prácticamente nada acerca de lo que van a hablar, así no vendrán condicionados y serán más sinceros. Además, normalmente reciben una compensación económica como agradecimiento por su tiempo y su implicación en el grupo.

La sesión dura un máximo de dos horas y a lo largo de ese tiempo el moderador irá tocando todos los puntos que había propuesto en su guión. La idea es que el moderador no opine, sea un simple guía que ayude a dirigir la conversación hacia los temas a tratar según vayan saliendo con naturalidad, también ayuda a agilizar el grupo, a fomentar que todos participen, a ayudar al diálogo y a evitar el estancamiento en algún tema.

Tras la realización del/los grupos de discusión que hayamos planteado para nuestro estudio toca la ardua tarea de transcripción, análisis, síntesis y redacción del informe. Algo que daría para otro post muuuuuy largo. Así que si tenéis interés en ello no dudéis en decírnoslo 😉

Las ventajas o beneficios de utilizar focus group

En cuanto a los beneficios, esta técnica es muy recomendable porque es una de las formas más naturales para que las personas expresen sus opiniones, pensamientos y deseos. Es una mera conversación entre personas acerca de algo que tienen en común, por lo que no resulta excesivamente artificial ni cohibe en absoluto a los participantes. Además de esto, el focus group tiene muchas otras ventajas:

-En relativamente poco tiempo podemos tener una gran cantidad de información.

-Permite conocer la realidad de diferentes personas y grupos y compararlos de una manera bastante sencilla.

-Es una dinámica bastante entretenida por lo que los asistentes suelen ser muy participativos.

-Es útil tanto en fases iniciales de un proyecto o investigación (fase de empatizar del Design Thinking) como para corroborar hipótesis o realizar mejoras (fase de testeo).

En definitiva, esta técnica nos ayudará a conseguir toda la información necesaria, tanto para empatizar con el usuario o cliente y detectar los insights en la fase de definición, como para testear nuestro producto o servicio. Para nosotros es una técnica indispensable en nuestros proyectos y que, además, nos encanta poner en práctica 🙂

Leave a Reply