compostela jam
1
Mar
2016

Experiencia en la Global Service Jam

La Compostela Jam

La global Service Jam es un evento que se celebra de forma simultánea en todo el planeta y que comenzó en el 2011. El objetivo es crear proyectos que cambien el mundo a través del diseño de servicios y durante 48 h.

El pasado sábado tuve la oportunidad de participar como mentor en la que se celebró en Santiago, la Compostela Jam, que tuvo lugar en el espacio de coworking de nuestra storyteller Chus Prol.

El evento comenzó a la 10 con la recepción de participantes y un desayuno para coger fuerzas. A continuación se explicó en qué consistía una JAM y después de unas divertidas dinámicas de calentamiento formamos los grupos de trabajo.

El reto de la global service jam

Tras construir los grupos, se presentó el reto de esta edición, el cual fue un sonido de un líquido interactuando con algo sólido. A partir de ese sonido teníamos que diseñar un servicio que ayudase a mejorar el mundo.

Aunque la labor no era sencilla, la motivación era alta, así que rápidamente nuestro grupo se puso a trabajar. En un primer momento el grupo se mostraba rígido y con dificultades para obtener posibilidades de ese sonido y enfocar el objetivo.

Tras unos minutos de dudas, se optó por diseñar un servicio que ayudase a los emprendedores del sector creativo.Y diréis, ¿qué tiene que ver eso con el sonido del líquido? Pues bien el razonamiento fue el siguiente: sonido > líquido > agua > pez > libertad > tirarse a la piscina > valentía > emprendimiento.

Así como llegamos al emprendimiento definimos un sector, para hacerlo más específico, quedándonos en el ámbito creativo.

Una vez conseguimos definir el problema, comenzamos a realizar un brainstorming para obtener un buen volumen de ideas de una forma rápida. Clasificamos las ideas y decidimos enfocarnos en dos ámbitos, el reciclaje y el conocimiento. El resultado fue una plataforma donde se pudiesen compartir tanto productos y materiales usados, dándoles así una segunda vida, como conocimiento, entre creativos con experiencia y noveles.

Después de una interesante conversación con nuestros colegas de Barcelona, volvimos al tajo. Con el proyecto enfocado, realizamos un prototipo rápido en un folio y cuando nos disponíamos a salir a la calle en busca de nuestro perfil de usuario surgieron las dudas. Parte del equipo tenía miedo de no dar con el público objetivo por lo que proponían cambiar totalmente el proyecto. Como solución decidimos ir a locales a los que suele ir este perfil de usuario, con lo que superamos la crisis de fe y seguimos adelante 🙂

(Aunque en este caso era solo un ejercicio, estas crisis de fe son un reflejo de lo que ocurre constantemente cuando se quiere innovar, por eso es importante remarcar que hay que tener confianza en el proyecto y no dejarnos llevar por el miedo a fallar. Innovar no es fácil, si lo fuera lo haría todo el mundo).

Después de esto sólo teníamos 15 minutos por lo que bajamos las escaleras de Doutroxeito coworking y comenzamos a correr bajo la incesante lluvia santiaguesa buscando a nuestro perfil de usuario. Llegamos al local elegido y en la segunda mesa que preguntamos ya obtuvimos dos posibles usuarios de la plataforma. Después de exponer la idea ante el público objetivo, el feedback recibido fue tan positivo que la confianza del grupo creció notablemente, creyéndose el proyecto y haciéndolo suyo.

compostela-jam-testeo

Después de un descanso para comer, volvimos a Doutroxeito y realizamos una serie de dinámicas de activación antes de analizar nuestro servicio mediante un mapa de experiencia del cliente o customer journey map. Con el uso de esta herramienta y el feedback recogido por la mañana, detectamos muchos puntos de mejora del proyecto, por lo que el grupo se puso manos a la obra y rediseñó el servicio.

Cuando nos dimos cuenta eran las 19:30, hora indicada para cargar los proyectos a la plataforma, por lo que terminamos los últimos flecos y lo subimos para compartirlo con todos los jammers.

Para terminar la jornada nos presentamos y cada uno dio su opinión de lo que más le gustó y de lo que mejoraría. Aunque no siempre se puede aplicar, me pareció muy interesante la idea de presentarnos al final, ya que eliminas prejuicios y todo el mundo trabaja de igual a igual.

Lo que nos llevamos de la Compostela Jam

Lo que más me gustó de la experiencia de esta Compostela Jam fueron varias cosas:

  • Compartir espacio de trabajo con gente dinámica y divertida.
  • Constatar una vez más la energía que fluye en los grupos en dinámicas de este tipo.
  • Ver la evolución del grupo y como pasó de estar rígido y con muchas dudas, a superar una crisis, confiar totalmente en su proyecto y funcionar de manera autónoma.

Lo que me gustaría, que l@s que toman las decisiones y tienen en su mano cambiar las cosas, participen en eventos como este y trabajen con otras personas de igual a igual y sin etiquetas. Me gustaría que entiendan que el trabajo en equipo con personas que piensan diferente siempre enriquece, sólo hay que vencer los miedos y las crisis de fe 😉

 

Fotografía de portada de Xaime Cortizo