fbpx
21
Mar
2018

La economía circular

La sociedad de consumo actual se ha acostumbrado a entender el mundo bajo el prisma lineal de extraer/tomar, usar y tirar. Esto ha supuesto un grandísimo impacto para nuestro planeta que sufre las consecuencias de este modelo de consumo, por un lado agotando los recursos naturales y por otro acelerando el calentamiento global.

Aunque este modelo está totalmente instaurado y normalizado, cada vez son más las voces que piden un cambio, ya que esta forma de consumir no es sostenible en el tiempo y  supone la destrucción de nuestro planeta.

Fuente: Ted.com

Una de estas voces es Ellen MacArthur, que en 2010 creó una fundación que lleva su nombre y que defiende que es posible otro tipo de economía que desvincule el desarrollo económico global del consumo de recursos finitos: la economía circular.

Qué es la economía circular

La economía circular, aunque suena a algo nuevo, lleva con nosotros muchos años a pesar de que no se llamase así. Uno de sus padres es Walter Stahel, arquitecto y asesor industrial suizo que en los años 70 junto a Genervieve Reday publicó un informe para la Comisión Europea titulado “El potencial para sustituir la energía por la mano de obra”. Este título, que resulta poco intuitivo, pretendía llamar la atención y cuestionar el modelo lineal que llevaría a la destrucción del planeta, sustituyendo la energía necesaria para hacer un nuevo producto por el ingenio y la mano de obra para repararlo.

Desde entonces hasta hoy numerosos estudiosos aportaron luz para este cambio de enfoque, que actualmente está muy presente en una de las filosofías que está cambiando el mundo de la innovación como es el Movimiento Maker.

Si somos precisos, y acudimos a la definición oficial de la fundación citada anteriormente, podemos encontrar varias claves que nos ayudarán a entender este enfoque de un modo mucho más integral. Así la economía circular “es aquella que es restaurativa y regenerativa a propósito, y que trata de que los productos, componentes y materias mantengan su utilidad y valor máximos en todo momento, distinguiendo entre ciclos técnicos y biológicos. Se concibe como un ciclo de desarrollo positivo continuo que preserva y mejora el capital natural, optimiza los rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar reservas finitas y flujos renovables”.

Principios básicos de la economía circular

Fuente: Medium

Este nuevo modelo económico global se articula en torno a tres principios básicos:

  1. Preservar y mejorar el capital natural controlando reservas finitas y equilibrando los flujos de recursos renovables.
  2. Optimizar el rendimiento de los recursos distribuyendo productos, componentes y materias con su utilidad máxima en todo momento, tanto en ciclos técnicos como biológicos.
  3. Promover la eficacia de los sistemas detectando y eliminando del diseño los factores externos negativos.

Principales características de la economía circular

Además de los principios comentados en el post anterior, la economía circular se define a partir de una serie de características:

Los residuos se eliminan en la fase de diseño. Tanto las materias biológicas como las que no lo son se incorporan al proceso pensando en su compostaje o maximizando la retención de valor respectivamente.

ciclos técnico y biológico economia circular

 

Fuente: Fundación Familias Unidas

La diversidad genera solidez. A espejo de lo que ocurre en la naturaleza, la economía circular promueve la diversidad en el mundo empresarial para establecer un equilibrio a varias escalas y que el sistema sea sostenible a largo plazo.

Las fuentes de energías renovables impulsan la economía. La economía circular, como no podía ser de otra manera, cree que las energías renovables deben mover en mundo.

Hay que pensar en ¨sistemas¨. En nuestro mundo todo está mucho más conectado de lo que creemos y unas acciones en un sector determinado pueden repercutir en otro, en otros usuarios o ecosistemas diferentes de los que pensábamos. Por eso es importante analizar bien estas vinculaciones y visualizar el sistema que forman antes y durante el proceso de llevar a cabo un proyecto.

Los precios deben reflejar los costes reales. De esta forma los usuarios tenemos mucha más información acerca de qué % del coste se lleva el productor, cuánto el transporte y cuánto el vendedor, evitando incrementos injustificados de precios que se encuentren fuera de mercado.

Relación entre la economía circular y el Design Thinking

La economía circular ha llegado para quedarse y tratar de solucionar un problema que ha causado el ser humano: la sobreexplotación de los recursos y la contaminación del planeta.

isla de plástico en el océano pacífico

Fuente: Discovery

Esto, como comentamos en el post anterior, fue ocasionado por una economía lineal cortoplacista que solo piensa en extraer, transformar y desechar. Un ejemplo es la isla de plástico que se encuentra en el Pacífico, que ya supera los 1,5 kilómetros cuadrados de superficie.

Esta economía ha formado parte de la industria desde sus inicios y fue la que marcó los tiempos a las empresas a la hora de desarrollar y sacar sus productos al mercado. De aquí que exista una relación directa entre la metodología del diseño y la economía circular, digamos que la segunda viene a solucionar los fallos que el sistema produjo en la primera.

Guía para el diseño circular

Fuente: IDEO

Así la economía circular ha añadido nuevos inputs al proceso de diseño, hasta el punto en que la consultora IDEO, principal promotora de la metodología del Design Thinking, ha diseñado una guía de diseño para la economía circular. Ahora no solo vale empatizar con las personas, también lo debemos hacer con la naturaleza y aprender de ella si queremos salvar nuestro planeta.

Aunque tod@s (diseñadores, ingenieros, economistas, científicos, usuarios, etc.) pudimos haber hecho más por no llegar a este punto de colapso del entorno natural, aún estamos a tiempo de revertir la situación y acoger un nuevo modelo que nos ayude a sobrevivir, ese modelo podría ser la economía circular.

Leave a Reply