MAF6767-2
7
May
2015

Los equipos multidisciplinares

La historia de Barbara Beskind

Hoy volvemos a hablar de equipos para tratar con más detenimiento la idea de equipos multidisciplinares, uno de los puntos clave a la hora de desenvolver la metodología del Design Thinking en la realización de un proyecto. Un ejemplo que ilustra perfectamente nuestra apuesta por este tipo de equipos es el caso de Barbara Beskind, una mujer que comenzó como diseñadora en Ideo con 90 años.

Ella es miembro del equipo de creadores de esta empresa en la que diseña e además tiene un papel clave en relación a los productos elaborados para mayores, ya que aporta la visión de los propios usuarios respecto a los productos que se están diseñando. Este es tan solo un ejemplo de la conformación de equipos multidisciplinares donde se incorporan personas de diferente perfil para aportar a su visión durante todo el proceso.

En este caso concreto, se incorpora además al equipo de trabajo la visión y la comunicación directa del usuario del producto, el cual enriquece enormemente todo el proceso de diseño. Actualmente, es imposible dominar todas las áreas que son necesarias para llevar a cabo un proyecto, bien sea del ámbito social, educativo, industrial, sanitario, etc.

Las ventajas de los equipos multidisciplinares

Cada uno de nosotros tenemos una mayor facilidad o capacidad para hacer determinadas tareas o disciplinas de trabajo y podemos aportar mucho cuando formamos parte de un equipo de trabajo, aunque nos sintamos muy diferentes al resto do grupo. La búsqueda de la complementariedad no solo mejora el resultado final sino que también optimiza los recursos empleados en el proceso.

Todo esto incrementa las probabilidades de éxito y sobre todo, incrementa el aprendizaje de cada uno de los miembros del equipo, ya que escuchar las perspectivas de otros perfiles flexibiliza nuestra mente y nos ayuda a “salir de la caja”. Para conocer con más profundidad los beneficios derivados de trabajar con equipos multidisciplinares y terminar por convencerte, estate atento a nuestro próximo post.

Las ventajas derivadas del trabajo con equipos multidisciplinares vienen dadas por las interacciones entre los miembros que los conforman. En ellos no se suelen establecer niveles de jerarquía, lo que requiere que el/los líder/es que aparezcan deben manejar ben la organización de las tareas, los tiempos y los debates, para poder extraer todos los beneficios que pueden dar de si este tipo de grupos de trabajo.

Por una banda, la diversidad de puntos de vista aportados por cada uno de los miembros va mejorando consecutivamente el resultado alcanzado en cada fase. Cuando se trata de un problema o de una decisión, el disponer de diferentes perspectivas acelera o adelanta futuros problemas y escenarios posibles, facilitando la toma de decisiones en base a argumentos más completos.

Por otra banda, en este tipo de equipos de trabajo suele aparecer el fenómeno de la sinergia. En cada interacción o reunión del equipo se genera mucha más información y más valiosa de la que aportaría cada uno de los miembros de manera individual, lo cual es, sin duda, un buen argumento para apostar por ellos.

De esta manera se consiguen mejores resultados, ya que al trabajar con equipos conformados por profesionales de diferentes disciplinas, la calidad del trabajo se ve incrementada. Las aportaciones de cada miembro del equipo pueden ser complementadas por los demás, consiguiendo así abordar el proyecto en cuestión desde una perspectiva integral.

En relación a la toma de decisiones, los equipos multidisciplinares aportan un valor añadido ya que las decisiones, a las que se debe llegar por consenso, son manejadas y valoradas desde diferentes perspectivas.  

Además, en términos generales, estos equipos son un medio eficiente para realizar proyectos y tareas. Su conformación crea un escenario de colaboración que permite a las personas de diferentes áreas intercambiar información, desenvolver nuevas ideas, solucionar problemas y coordinar proyectos complejos.

En un primer momento se produce un mayor consumo de tiempo que en una tarea grupal más homogénea (por el establecimiento de lazos y tipos de interacciones, por el debate sobre los diferentes puntos de vista del problema, porque cuesta más llegar a un acuerdo entre los miembros, etc.). Sin embargo, en las siguientes fases se reducen los tiempos y consiguientes costes al adelantarse futuros problemas a los que van poniendo soluciones con mayor antelación. Además, el reparto de las tareas en función de la disciplina ayuda a disminuir el tiempo invertido en investigar áreas que se desconocen, garantizando con eso un mejor resultado.

 Como veis, los beneficios derivados del trabajo en equipos multidisciplinares son muchos y compensan las dificultades que pueden aparecer durante el mismo. Nosotros lo tenemos claro, ¿y tú?

Leave a Reply