storytelling-designthinking
20
May
2015

NUESTRA HISTORIA ES LA GRAN PROTAGONISTA

¿Quién no quedó asombrado escuchando una historia? ¿Quién no recuerda la capacidad que tenemos desde niños de emocionarnos con los cuentos y con las historias que nos recitaban nuestros padres? El storytelling, el arte de contar historias desde la emoción y para emocionar, no es algo nuevo ni un invento del marketing. Es algo que existe desde tiempos remotos y que le sirvió a la humanidad para poder transmitir información al largo de los siglos.¿Cómo no van a seguir siendo útiles las historias hoy en día?

La importancia de las historias

Todas las personas aman las historias, y con más razón se conectan emocionalmente con ellas. Cuando lancemos nuestra marca, producto o servicio hace falta escribir una historia interesante, divertida o emocionante porque esto ayudará a desencadenar una respuesta emocional en el comprador o cliente. Lo que subyace en el fondo del storytelling no es más que la capacidad de poder generar emociones para conectar con las personas. El arte de vender emociones ayuda a cualquier vendedor, empresa u organización a tomar ventaja.

Las calves del storytelling

storytelling-y-presentacion

A través del Storytelling logramos una conexión emocional entre el cliente y el producto, y entre el cliente y tú mismo, porque la historia de lo que tú ofreces también es tu historia. Pero este arte de vender emociones va más allá de conseguir diplomas o certificados como vendedor; es un talento que podemos cultivar y aprovechar para llegar mejor a nuestros clientes. Te presentamos algunas claves:

1.- Aprende a escuchar, ponte del lado del cliente, susúrrale al oído quién eres con las palabras que usarías en una conversación, vende emociones junto con el producto, marca o servicio que le ofreces y con él vende también tu imagen. Haz una demostración del entusiasmo y de la pasión que llevas dentro, esto no hará que te conviertas en menos profesional, porque las palabras emocionales hacen conexiones emocionales.

2.- Las historias venden, transmiten calor y energía. Pero es necesario hacer una buena combinación de estas dos fuerzas para emocionar el cliente. Además, nunca olvides una sonrisa y una imagen que apoye tu historia.

3.- Explica tus orígenes, de dónde vienes. Igual que en las culturas antiguas y aun actualmente los cuentos ayudan a transmitir la esencia de nuestros orígenes, las historias de los orígenes corporativos pondrán ante los ojos del cliente nuestra verdad, de dónde venimos y por qué decidimos ofrecerle nuestra marca, producto o servicio.

4.- Acerca al cliente la identidad de tu organización, marca o producto, tanto de los individuos que la formáis como del equipo de trabajo que lograsteis reunir. La historia que contéis tiene que explicar las relaciones que se establecen entre los miembros de tú marca u organización, porque esto ayudará a que el cliente tome conciencia del grupo.

5.- Simplifica la historias, ofrece las líneas maestras de quién eres, de cómo es tu empresa, producto o servicio. A lo largo de los siglos, las leyendas convirtieron temas complejos en cuentos fáciles de entender por todos; haz tú lo mismo.

6.- Ilustra tu historia con imágenes, vídeos, sonidos… que refuercen tu autoridad. Ten en cuenta que el cliente espera que le ofrezcas la mejor marca, producto o servicio posible. Por lo tanto, para que él se sienta orgulloso de lo que le ofreces, debes estarlo tú antes.

Si quieres que tus clientes conozcan tu marca, producto o servicio, dales una parte de ti en lo que les ofreces, cuéntales tu historia.

Leave a Reply