17
Dic

Qué aprendizajes hemos sacado de este 2020

Ahora que termina el 2020 creemos que es un buen momento para hacer balance de este año tan particular, extraer los aprendizajes que nos deja y definir los propósitos de cara al año 2021.

Si tuviésemos que definirlo con una palabra, el 2020 ha sido el año de la adaptación. Adaptación a una nueva realidad que a principios de año pocos podían imaginar y que nos ha llevado a cambiar por completo nuestra forma de relacionarnos con el entorno, tanto a nivel profesional como personal.

Esta nueva realidad ha destapado de forma radical las vergüenzas de los diferentes sistemas, ya que en su mayoría no están pensados para el mundo que viene, sino para uno que ya no existe.

Llevamos años escuchando que el mundo del futuro no será lineal, sino exponencial, pues bien, el futuro ya está aquí. Estamos convencidos de que el impacto que va a tener este 2020 acelerará muchos cambios estructurales, tanto sociales como educativos o empresariales, que hasta la fecha avanzaban lentamente, ya que aunque eran prioritarios no eran urgentes y a nadie le apetecía meterse en ese “fregao”. :)

Dentro de este ecosistema en Designthinking.gal este año hemos sacado una serie de aprendizajes que queremos compartir con vosotros:

La consciencia del tiempo

Uno de los aprendizajes de este 2020 ha sido, sin duda, ser conscientes del tiempo que dedicamos a hacer lo que hacemos y con quién, y del valor que tiene ese tiempo. En esa realidad anterior muchas veces no lo éramos, podíamos cruzar un país para reunirnos 30 minutos y no sacar nada en limpio o empezar proyectos con agentes que más allá de sumar solo restan. Creemos que ese modelo ya no va a volver, los viajes se pensarán cada vez más, ya no solo a nivel nacional, sino dentro de la misma ciudad, así como los compañeros que te acompañen en el mismo (bajo el planteamiento de “si se acaba el mundo que me pille con gente que aporte”).

El valor de lo básico

Esa frase que dice que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos se podría aplicar perfectamente a este año. Algo tan básico como ir al monte a pasear, cenar en un restaurante con tu pareja, tomar unas cañas con amigos o reunirte con tu equipo de trabajo, hasta hace nada era la rutina y hoy en día pasó a ser uno de los mejores momentos de la semana, del mes o incluso del año. Estamos convencidos de que lo básico va a recuperar el valor que nunca debió perder, porque es sencillamente lo que nos hace humanos.

Efecto mariposa

Durante los meses más duros de la pandemia pudimos observar cómo el miedo paralizó a gran parte de la sociedad, dejándonos en un estado de aletargamiento más propio de otros mamíferos que de los humanos. Esta parálisis duró hasta que los perfiles más proactivos pasaron a la acción, eso desencadenó un efecto mariposa que ayudó a que se pudiera poner en marcha el motor.

La importancia de la comunidad

Cuando hablábamos sobre innovar a través del design thinking durante la crisis del coronavirus, comentamos que comunidades como la maker han enseñado al mundo la importancia del trabajo en comunidad, compartiendo conocimiento en abierto y aportando soluciones cuando más se necesitaban. Aún formando parte de ella, nos ha sorprendido gratamente, y enorgullecido, el trabajo desarrollado y creemos que este modelo ha venido para quedarse, tanto a nivel social, como educativo o profesional.

La caída de los mitos

A lo largo de este año se han ido muchos mito que teníamos muy asentados en nuestra cabeza. En nuestro caso, como comentamos cuando hablamos de digitalización de la fabricación digital, un gran mito era que una Maker Faire no podía ser de otro modo que física. Una vez derribamos esa barrera mental todo fluyó y la Maker Faire Galicia se acabó celebrando, ofreciendo probablemente los mejores contenidos de su historia. El proceso de digitalización es imparable en todos los sectores y se puede hacer mucho más de lo que pensamos, simplemente tenemos que pensar fuera de la caja.

De cara a 2021, el principal propósito que tenemos como empresa es ser parte importante de una remontada que es fundamental para recuperar los niveles de bienestar que teníamos antes de esta pandemia, aunque no fuésemos plenamente conscientes ni lo valorásemos lo suficiente. Y tú ¿qué propósitos tienes para este nuevo año? ;)

Leave a Reply