analogías design thinking
27
Jun
2017

Técnicas de creatividad: las analogías

Seguro que más de una vez habéis propuesto una nueva idea y escuchasteis la frase típica de “está todo inventado”. Si os vuelve a pasar, desde designthinking.gal os proponemos una respuesta que hará pensar a vuestros amigos “está todo inventado hasta que se reinventa”.

Está claro que el número de elementos con los que podemos jugar para crear nuevos conceptos es finito, sin embargo las asociaciones entre ellos tienden a infinito.

¿Qué son las analogías?

Hoy os vamos a hablar de las analogías, una técnica de creatividad que se basa precisamente en asociar elementos. Analogía viene del griego αναλογíα (ana ‘reiteración o comparación’ y logos ‘estudio’) y según la RAE es el razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.

En las analogías el proceso mental que hace nuestro cerebro es extraer un conocimiento familiar de la memoria a largo plazo para que nos ayude a comprender o crear algo nuevo. Según estudios experimentales, existen cinco momentos diferentes para llegar a solucionar un problema con esta técnica y son los siguientes:

  • Representación mental del análogo meta u objetivo
  • Búsqueda, selección y recuperación de análogos base potencialmente relevantes y familiares
  • Correspondencia entre los componentes del problema base y del problema meta según características estructurales, superficiales, objetivos del razonador y exigencias del entorno
  • Adaptación y evaluación de las correspondencias realizadas
  • Formulación de deducciones sobre el problema

En el mundo de la innovación hay múltiples ejemplos de la aplicación de esta técnica de creatividad y muchos de ellos están relacionados con la naturaleza. Esto dio lugar a una nueva rama de la Ciencia, el Biomimetismo (imitación a la vida). Ésta se dedica a comprender los principios de la naturaleza para usarlos como inspiración para innovar.

Un ejemplo es la hoja de la planta del Loto, con una de las superficies más impermeables del mundo vegetal y a partir de la cual se han desarrollado tejidos sintéticos impermeables y antiadherentes.

analogías

Fuente: La reserva

Otro ejemplo son los bañadores de piel de tiburón sintética, que saltaron a la fama en los juego olímpicos de Pekín 2008 debido a las espectaculares marcas conseguidas por los nadadores que los portaban.

analogías

Fuente: Pleco fish

¿Cómo se aplican las analogías?

Para aplicar las analogías, en primer lugar tenemos que tener un problema o necesidad que resolver. Por lo tanto, su aplicación se suele realizar después de la fase de definición dentro de la metodología del Design Thinking.

Una vez tenemos enfocado el problema a resolver, comenzamos a buscar soluciones utilizadas para resolver un problema similar en otros contextos. Imaginemos que tenemos que diseñar una mesa para el salón y detectamos que queremos mejorar la unión entre las patas y el tablero. Podríamos comenzar a pensar cómo se resuelven uniones de elementos similares en la naturaleza, en la industria, en los juguetes, en los dibujos, etc. Esto nos aportará un gran número de ideas muy diferentes de una forma ágil y dirigida.

La sinéctica

A partir de las analogías, surgió a finales de los años 50 la sinéctica, una técnica de creatividad desarrollada por el inventor y psicólogo William J. J. Gordon. El nombre sinéctica es un neologismo de raíz griega y que se tradujo al español a partir del término inglés “synectics” y significa trabajando juntos desde fuera. Esta técnica de creatividad se fundamenta en las analogías y se desarrolla en base a cuatro tipos de ellas, las cuales explicamos a continuación.

Analogía directa. Se realizaría del mismo modo que las analogías que comentamos anteriormente, buscando una relación de semejanza entre dos elementos diferentes.

Un buen ejemplo de analogía directa es el Nut Hammer fabricado por Menu y diseñado por Roger Arquer:

Analogía personal. Este tipo de razonamiento permite a las personas empatizar con los problemas, necesidades, productos o servicios formando parte de los mismos. Una buena forma de aplicarlo es a partir de la pregunta “Y si yo fuera…”. Por ejemplo, ante la misma problemática de la unión entre las patas y el tablero en una mesa, nosotros seríamos esa unión y a partir de ahí podríamos aportar nuestros valores, virtudes o pensamientos desde el punto de vista del objeto.

Analogía simbólica. Se trata de elegir un símbolo, que puede ser una imagen, un sonido, un objeto o una palabra, que represente la clave o el insight de un problema dado,  estableciendo relaciones entre las características del símbolo y el problema a solucionar. Esta técnica también se puede realizar de un modo aleatorio, es decir, ante un problema planteado, elegir un símbolo al azar y tratar de buscar relaciones para solucionar dicho problema. Esta segunda interpretación resulta muy útil para situaciones de bloqueo creativo y se utiliza mucho en el ámbito del Storytelling.

Analogía fantástica. Este tipo de analogía es la más empleada en los llamados “visionarios”, los cuales ante un problema de nuestro tiempo no se cierran a las soluciones posibles de la actualidad si no que buscan otras mejores. Para aplicar esta técnica simplemente tenemos que liberarnos de nuestra parte más lógica y plantear las soluciones que más nos gustarían aunque a priori no sean posibles. Un ejemplo de la aplicación de esta técnica es Elon Musk, el fundador de Tesla, el cual ante el problema del tiempo en el transporte, se planteó y si hubiera un tren que pudiese cubrir el trayecto Los Ángeles-San Francisco en 30 min, ¿cómo sería?

 

Fuente: 6gbuild

Como en otras técnicas de creatividad, en las analogías es muy importante tener la mente abierta a nuevas formulaciones, no coartar ideas y poseer una gran cantidad de inputs para así tener más posibilidades de establecer relaciones entre ellos.

Esperamos que este post abra los ojos a los que piensan que está todo inventado y ayude a los que no lo piensan a explorar nuevas herramientas para seguir innovando 😉

 

Imagen de portada: La mediterránea

Leave a Reply