seis sombreros edward de bono
15
May
2018

Técnicas de creatividad: los seis sombreros para pensar

Si hay una técnica asociada al mundo de la creatividad que es muy conocida a nivel mundial, sin contar el brainstorming, esa es los seis sombreros para pensar de Edward de Bono.

Esta técnica parte de la base de que los seres humanos cuando pensamos, normalmente lo hacemos siempre desde una perspectiva determinada y que está dentro de las seis que se definen. Para provocar pensar desde cada uno de esos puntos de vista se utilizan sombreros que al ponerlos le indican al participante que tiene que cambiar de rol y situarse en una determinada manera de pensar.

¿Cuáles son los 6 sombreros para pensar?

Los seis sombreros definidos en esta técnica son:

Sombrero Blanco. El color transmite neutralidad y nos pone en la perspectiva del pensamiento objetivo, donde no entran en juego las emociones ni las opiniones, solo los datos, hechos y cifras comprobables.

Sombrero Rojo. El color transmite pasión y nos permite expresar nuestros sentimientos, la parte irracional y más intuitiva. Es muy importante para introducir los valores y a las personas dentro de la toma de decisiones.

Sombrero Verde. Es el color de la vegetación, nos transmite crecimiento, generación, energía, por eso se asocia al pensamiento creativo. Este sombrero se utilizará para generar ideas a las posibles problemáticas o necesidades planteadas y en su uso tienen cabida muchas técnicas creativas como el brainstorming o las analogías.

Sombrero Negro. Es el color de la oscuridad y nos sitúa en un punto de vista crítico y de cautela hacia un planteamiento. Este es quizás el punto de vista que más solemos utilizar en nuestro día a día ya que, al fin y al cabo, se trata de identificar peligros, posibles problemas, en una palabra sobrevivir. El sombrero negro nos permite ponernos en alerta sobre todo aquello que nos puede causar un problema, evita lo ilegal, lo peligroso, lo contaminante, el gasto inútil, etc.

Sombrero Amarillo. Su color se asocia con el sol y con su luz y su aplicación nos permite ver el lado optimista de las cosas y las ventajas de una idea. Es el contrapunto del sombrero negro y mucho más difícil de aplicar ya que, evolutivamente, no estamos dotados de un mecanismo optimista y sería de alguna manera ir a contracorriente. Cuando se usa el sombrero amarillo no hay que caer en el error del sí por el sí, se trata de partir de un planteamiento optimista que nos ayude a encontrar nuevas ventajas o valores donde antes no los veíamos. Es el sombrero de los soñadores o visionarios que  trabajan por conseguir su sueño.

Sombrero Azul. Nos transmite el control y su función es gestionar la dinámica enfocando a los participantes lo mejor posible para obtener los mejores resultados. Es el conocido como el sombrero de sombreros y en la aplicación de la dinámica uno de los integrantes tiene que tenerlo siempre presente.

Beneficios del uso de los 6 sombreros para pensar

Algunos de los beneficios que nos puede ofrecer la utilización de esta técnica son:

Nos permite tener una visión integral de la problemática a tratar. Normalmente cada uno de nosotros está entre dos y tres sombreros, por lo que conocer las otras ópticas siempre es muy enriquecedor además de útil para conocer mejor el problema.

Nos acota el problema. Cuanto más acotado tengamos un problema más fácil va a ser solucionarlo.

Entrena el pensamiento lateral. El hecho de recibir tantos inputs diferentes activa nuestro procesamiento lateral y nos permite poder descontextualizar soluciones de unos escenarios y llevarlas a otros.

Hace más ágiles las tomas de decisiones. Al tener todos los puntos de vista de un proyecto, problema o necesidad encima de la mesa, la toma de decisiones se vuelve más ágil ya que tenemos todos los factores controlados. Además tenemos la figura del sombrero azul que nos ayudará a enfocarnos en una solución.

Separa el ego del pensamiento. Al ponernos los sombreros el que habla es el sombrero no nosotros, por lo que no se trata de ganar una discusión sino de aportar desde un punto de vista nuevo. Así nuestro ego no nos limitará a la hora de poder hacer planteamientos diferentes.

Cómo aplicar la técnica de los seis sombreros

Para aplicar esta técnica con éxito el primer paso es definir el problema a resolver de la mejor manera posible y otorgar el sombrero azul a aquella persona que va a organizar la dinámica. A partir de aquí hay dos variantes que puede llevar a cabo el sombrero de sombreros:1-Repartir los otros 5 sombreros a l@s presentes y empezar a pedir opinión a cada uno de ellos desde el color de su sombrero.

2-Otorgar el mismo sombrero a tod@s l@s participantes para que piensen a la vez desde el mismo punto de vista.

El uso de estas variantes va a depender del criterio del sombrero azul, pudiendo alternarlas en función de cómo se desarrolle la sesión y buscando siempre que la dinámica resulte ágil y no se enroque en una discusión que no aporte.

El tiempo de uso de cada rol debe ser reducido, 1 minuto aproximadamente, para que se genere un efecto brainstorming y se produzcan muchas opiniones en poco tiempo. Una vez los roles dan su opinión el sombrero azul tiene potestad para cambiarlos incluyendo el suyo propio.

La sesión finalizará cuando se termine el tiempo asignado o cuando las opiniones lleguen a un estado de saturación.

Las seis gafas para pensar

seis gafas para pensar

Aunque esta técnica es muy útil y se suelen obtener muy buenos resultados, hay veces en las que no funciona ya que l@s participantes no logran meterse en el papel que les corresponde. Después de analizar este problema detectamos que, en parte, se debe a que no son conscientes en todo momento del color del sombrero que están usando, ya que no lo pueden ver.

Después de darle una vuelta, desde el equipo de Designthinking.gal hemos desarrollado una solución muy eficaz y mucho más inmersiva: las seis gafas para pensar. 🙂

Tras años utilizándolas el feedback por parte de nuestr@s alumn@s es muy positivo, ya que aportan una mejora a nivel de experiencia y ayudan mucho a aquellos participantes que más les cuesta realizar este juego de roles.

Como decimos siempre, las técnicas de creatividad están pensadas para generar ideas o, en este caso, analizar puntos de vista diferentes, por lo tanto no podemos ser dogmáticos ni cerrados a realizarlas sólo de la forma que se supone que es la correcta, seríamos muy incoherentes.

Tanto esta como el resto de técnicas creativas tenemos que adaptarlas de la mejor manera posible a nuestros equipos de trabajo para obtener los mejores resultados y teniendo siempre presente la problemática a resolver.

 

Foto de portada: Meraviglioso.guru

Leave a Reply